Este fin de semana pasado he realizado un phototreking invernal y os aseguro que fotografiar nieve no es para nada tarea fácil. Es por ello, ahora que estoy revelando mis fotografías, en base a mis experiencias hoy quiero daros unos pequeños consejos y reflexiones para los que nunca habéis fotografiado escenas de nieve.

En primer lugar y debido a su intensa reflexión y el colorido claro, la cámara puede tener una tendencia a convertir la nieve en la imagen, ya sea azul o amarillo, lo cual no es lo que nuestros ojos ven, es por ello que dos de los principales factores a tener en cuenta es el balance de blancos y no sobreexponer las fotos.

En segundo lugar, la longitud focal que elijamos puede afectar mucho a la imagen en función del tipo de efecto que vamos a hacer. Las longitudes focales más largas tienen la capacidad de compactar una escena, que funciona muy bien para la caída de nieve, ya que le puede dar una mirada muy estratificada con copos de nieve de diferentes tamaños. Si sólo hay ráfagas que caen del cielo y estamos tratando de capturar copos de nieve, con una longitud focal larga va a funcionar bien ya que se puede compactar una gran distancia en la imagen – copos que están cinco, diez o incluso cien metros de distancia puede ser visibles.

Respecto a la apertura, esta tiene un papel importante que jugar. Cuanto más amplia sea, más fuera de foco los copos de nieve estarán. Si vamos para las nevadas bokeh (sno-keh), esta es una gran manera de crear un ambiente suave y agradable.

Deciros también que la luz solar si se combina con una gran apertura también puede crea un fondo bokeh muy atractivo.

Por lo tanto tomad nota de estos pequeños apuntes prácticos:

DSC_0382Respecto al contraste, la nieve es generalmente un objeto no dimensional porque por lo general es sólo blanca o gris. Cuando se dispara a la nieve si el día está nublado o nevando tendremos el efecto “plano” y si lo hacemos en una día claro tendremos entonces imágenes muy contrastadas.

Aunque no lo debería decir, para los neófitos, si  vuestra maquina tiene un ajuste de nieve en la cámara, seguid adelante y utilizad esto porque la cámara se dará cuenta automáticamente de los cambios de exposición necesarios. Para el resto de nosotros, tenemos que subir la exposición a una que permita que la cámara ajuste la luz y cree una imagen menos gris o menos plana.

La iluminación en la nieve es un tema con el que hay que ser cuidadoso porque la nieve es un  elemento muy reflectivo, así que no disparéis directamente hacia el sol. En lugar de esto, debemos estar donde el sol golpea al sujeto u objeto en un ángulo recto por la mañana temprano, o en la tarde antes de ponerse el sol. Estas son las mejores iluminaciones para la toma.

DSC_0133Y para finalizar, nada mejor que hacer tomas desde diferentes perspectivas cuando utilices nieve en las imágenes. Tus fotografías serán mucho más interesantes, como en cualquier foto, pero especialmente en la nieve debido a todas las posibilidades.