Existir o no existir…esta es la cuestión

Aunque os podría hablar de un caso mucho más personal y cercano, prefiero introduciros con éste por ser más conocido. Recordáis la historia de la maleta llena de negativos y fotografías que Agustí Centelles realizó durante la guerra civil española y que estuvieron escondidas al sur de Francia desde 1939 a 1978. Una valiosísima colección de instantáneas que no existieron para nadie, hasta que Agustí Centelles vuelve a Carcassone a recuperar esta maleta y es entonces cuando ven la luz y la historia de la guerra civil se vuelve a reescribir con nuevas imágenes.

DSCF0195Con esta introducción vengo a decir que hay cantidad de gente con cámaras haciendo fotos, pero si no se enseñan, sencillamente estas fotos no existen. Qué sentido tiene entonces hacerlas? Por eso soy de la opinión de que cada vez veo más motivos para enseñar lo que hacemos y desde esta convicción intentaré dar algunas razones para convenceros siendo consciente de que al final la decisión es sólo vuestra, pero al menos os la deberías de plantear.

SaltOs preguntareis ¿Por qué debería compartir mi trabajo? Muy facil, porque ahí fuera alguien quiere ver lo que hacéis. Antes, las posibilidades para enseñar algo hecho por nosotros mismos estaban limitadas por factores como donde vivíamos, a quién conocíamos, qué costes podíamos asumir, etc. Pero hoy con las nuevas tecnologías esa excusa ya no sirve. A lo mejor estás leyendo estas palabras a tres o tres mil kilómetros de mi casa, (en mi caso me consta que me leen incluso al otro lado del Atlántico). Si antes tu trabajo le interesaba sólo a una muy pequeña parte de la gente a la que tenías acceso, imagina extender ese pequeño porcentaje a los millones de personas en todo el mundo con acceso a internet.

Y no tiene por qué darte pánico… No dudes de que seguro que hay alguien ahí fuera a quien le gustará ver lo que haces y para quien puede significar una gran diferencia. ¿De verdad vas a guardártelas?

_FRC9359Enseñando lo que creas, vas a aprender mucho y puede ser duro a veces. Significa mostrarse vulnerable diciendo “mira, esto es lo que hago” y a continuación ver qué ocurre. No siempre es agradable recibir críticas o comentarios que no nos son favorables a nuestros trabajos. De hecho implica pasar de una situación en la que controlas lo que sucede a otra en la que los demás pueden tocarte e interactuar y ten por seguro que lo van a hacer.

Pero pase lo que pase, aprenderás. Tanto si las críticas son feroces como si te alaban, tienes la oportunidad de emplear eso que recibes a cambio para crecer y para mejorar. Puedes aprender sólo, pero nunca sabrás en que parte del camino estás.

Seguro que no me equivoco si digo que tú consumes información generada por otros, puesta a nuestro alcance a diario en la red sin que nos cueste nada. Pues estas en deuda, amigo! Enseñar qué eres capaz de hacer con todo lo que aprendes de esa fuente infinita de conocimiento que es internet, es una manera de devolver algo al sistema, de alimentarlo para que otros también puedan aprovechar lo que tú haces y hacer girar la rueda un poco más.

Vamos a ir a lo práctico…Hay mil maneras y mil sitios donde poder mostrar tus fotos. Puedes empezar por Facebook como lanzadera, crear un blog, usar una plataforma específica como Flickr, o tener tu propia WEB… El número de posibilidades es enorme y todas son complementarias entre si. Y las redes sociales no tienen por qué darte ni miedo ni terror. Conozco gente que las desprecia y las repudia, pienso que lo hacen por ignorancia y me entristece, son los llamados analfabetos digitales.

Cuando desconoces una herramienta lo fácil es descalificarla en lugar de tomar un interés por ella y conocerla para sacarle un rendimiento personal. Todas las cosas que el hombre ha creado son buenas o malas en función del uso que hagamos nosotros de ellas y todo es cuestión valorar que representa cada una de ellas y que nos aporta.

amst-06-01-2013-13-21-47Abre tu puerta al mundo y relaciónate. El feedback será mutuo. Dedica tiempo a los demás, apáñatelas para ver qué hacen otros, diles lo que opinas. Un truco muy fácil es preguntarte por qué te gusta o te disgusta, y después encontrar las mejores palabras para transmitirlo. Sé constructivo siempre y veras como tus trabajos también acaban comentándose pero digiérelo con calma e intenta ver más allá. No te lo tomes como algo personal ni los halagos ni las críticas.

Se dice que estamos rodeados de un exceso de imágenes, es verdad, pero muchas no aportan nada. Las buenas fotografías siempre son bienvenidas. Si quieres que tu trabajo marque la diferencia tienes que ser el primer crítico y el más duro.

cropped-vietnam-068.jpgY sobre todo, no confundas el medio con el fin, de la misma forma que la cámara sólo es la herramienta para hacer fotografías, la plataforma en la que las enseñes sólo es eso, un escaparate. Lo que de verdad importa es qué hay dentro de ti y cómo te comunicas con los demás…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s