El mes que viene, aprovechando los colores y texturas que el otoño da a nuestros bosques, voy a hacer un  nuevo phototrekking, esta vez por los maravillosos parajes del Valle de Aran. De nuevo será un encuentro con la naturaleza y con los paisajes, quizás sea por eso que me vienen a la cabeza unos pequeños flashes sobre como fotografiar este tipo de salidas y que quiero compartir con todos vosotros.

kirguistan-268Para mí, la fotografía de paisajes es fascinante, porque siempre no es fácil poner lo que estas viendo en un sensor de 36 x 24 mm, como es mí caso. Muchas veces la fotografía no hará justicia a la realidad que habremos visto, pero por intentarlo que no quede. Ya se que algunos pueden preferir otras disciplinas con más movimiento, pero en este campo fotográfico también se pueden sentir una serie de emociones impresionantes. No hay que desestimar todo lo que podemos hacer, por eso, hoy quiero reflexionar un poco sobre las muchas posibilidades que tenemos con la fotografía de paisajes, para saber cómo podemos tomar instantáneas verdaderamente fantásticas.

Para empezar, supongo que todos me daréis la razón en que a la hora de crear un paisaje, es fundamental que creemos un sentido de profundidad a la foto, manteniendo todos los elementos de la composición en foco y dotando a la toma de cierta perspectiva. Básicamente este es el quit de la cuestión.

Pero otro aspecto que pasa más desapercibido pero muy importante en el resultado final es la luz. Concretamente, existen dos periodos del día que son idóneos para la fotografía, los cuales se van a encontrar definidos por unas luces suaves, que proyectarán la cantidad de luz necesaria para que nuestros motivos se encuentren reflejados por una luz tenue, casi mística, con colores pasteles que ayudaran a configurar un momento único y realzar las texturas y relieves que nos proporciona la naturaleza.

Esos instantes los podremos encontrar cuando el sol se encuentre en su punto más bajo, algo vinculado con los momentos en los que atardece o amanece. Las primeras o últimas horas del día son las mejores en cuanto a iluminación, especialmente si lo que estamos buscando es realizar fotografía en exteriores.

kirguistan-119En el amanecer tendremos unas luces suaves, marcadas por unos tonos azules que se mezclan con los anaranjados producidas por la transición de la noche al día. Por otro lado, lo que ocurre en los atardeceres también es bastante similar, pero en esta ocasión de modo inverso, se pasa de estar iluminado a la oscuridad de la noche.

Pues vayamos a lo práctico. Ya sabemos a que hora tenemos que estar en el campo. Ahora vamos a preparar la cámara y empezaremos por escoger un diafragma que nos proporcione una muy buena profundidad de campo, un diafragma que este en la horquilla que vaya del f/8 al f/16 para mantener todos los objetos que se encuentran en la composición, en foco. No aconsejo usar las mínimas aperturas de f/22 y f/32 para no generar difracción de la luz. Es muy, muy aconsejable usar un trípode para mantener la estabilidad de la cámara y evitar cualquier movimiento que pudiera llegar a producirse al estar entrando menos luz al sensor.

Por otro lado, la mejor óptica que deberemos usar para la fotografía de paisajes es el gran angular ya que nos permite mostrar una vista o composición más amplia, en la que podremos jugar más con los elementos y dar una sensación de espacio abierto que es fundamental. Este tipo de lentes nos permite hacer fotografías con una mayor profundidad de campo y usar mayores velocidades de obturación al permitir una entrada de luz más grande.

Para dotar de perspectiva a la fotografía, busquemos elementos en la composición y juguemos con la regla de los tercios. En la composición de fotografía de paisajes, dicha regla es de suma importancia para crear fotografías impactantes. Como ya sabéis, se trata de la regla fundamental que consiste en dividir la imagen en tres partes iguales, usando líneas imaginarias. Los puntos donde se cruzan las líneas son los llamados puntos de interés y es el lugar donde se tienen que ubicar los objetos o sujetos que queremos fotografiar.

kirguistan-074Otros ejemplo de composición: Veamos, cuantas veces no nos habremos encontrado ante la belleza que nos da un paisaje de montaña con lago a nuestros pies y queremos fotografiar la vista que nos esta maravillando. Entonces busquemos y juguemos con la luz que incide sobre la película de agua y hagamos que el lago funcione como un espejo que crea magníficos reflejos. Para lograr esto, las mejores horas son o bien al amanecer o bien al atardecer. La mejor manera es tener la cámara ubicada sobre un trípode, en modo de prioridad al disparo, eligiendo una velocidad lenta y permitiendo una configuración automática de la apertura.

Y por último, si estamos haciendo una fotografía de paisaje, ello no significa que no podamos usar personas o animales para agregar a la toma. Un paisaje también se puede complementar con otros elementos que sean ajenos pero que le den un toque diferente. Y si queremos capturar movimiento, en caso de que esté, recordar que siempre tendremos que usar una velocidad de obturador más lenta.